Título: Mindful Desntistry.  Autora: Rita Cabassa.  Tiempo estimado de lectura: 10 minutos.

Mindfulness: la tradución literal seria «atencion plena’. Estar y ser consciente del momento presente, sin juzgar, y plenamente.

Suena muy guay ,verdad? Pero puede estar preguntándose; qué tiene a ver eso con la odontología?

Bueno. Empezemos por el principio:

El concepto es una practica millenar, empezó hace 2500 anos, pero el nombre y la comprobación científica de su eficacia en la prevención del stress es relativamente actual.

A finales de 1970, Jon Kabat-Zinn, profesor de medicina en la Univ. De Massachusetts ,USA., empezó a tratar con éxito a pacientes con dolor crónico mediante un programa que él llamó Reducción del estrés basada en la atención plena  MBSR – Mindfulness Based Stress Reduction (REBAP en español)

La atención plena o conciencia plena, argumenta que el ritmo y el estrés de la vida moderna nos dejan atrapados en una corriente de pensamientos y sentimientos, encerrados en los problemas del pasado o abrumados por ansiedades futuras. Al conectar con el momento presente, observando con calma nuestros pensamientos, sentimientos y sensaciones con el fin de ser más directamente consciente de ellos, las personas se hacen más capaces de manejarlos.

Mindfulness es la capacidad intrínseca de la mente de estar presente y consciente en un momento determinado, en un momento en que cuerpo y mente se sincronizan completamente en un instante de realidad presente. Presencia plena y conciencia abierta se conjugan en un momento en nuestro cuerpo-mente-espíritu. Es una calidad propia de cualquier ser humano pero que ha sido motivo de estudio principalmente en el paradigma oriental.

La experiencia de mindfulness se entrena la práctica de meditación que se basa en practicar estar presente y consciente en cada momento; acoger cualquier cosa que surja en nuestra experiencia, amorosamente y sin juicio; abrir el corazón para hacernos amigos de nosotros mismos y permitir que surja la compasión por uno mismo y por lo demás. Nos permite recorrer el camino de nuestra vida y desempeñar nuestra labor en ella con el corazón abierto y la mente despierta.

El uso reiterado de la palabra “plena” en distintas traducciones alude a la calidad que se manifiesta al sincronizar cuerpo-mente-espíritu en un momento dado y que como experiencia se caracteriza por la “plenitud”.

La práctica de mindfulness, aun cuando hay muchos distintos tipos de meditación y muchas prácticas diferentes, no es un ejercicio que tenga como objetivo la relajación, la paz y la mente en blanco. Estos sin duda, son resultados posibles de una práctica que más bien busca conocer cómo funciona la mente dentro de la realidad, cómo es aquí y ahora.

No es entonces, un modo de escapar de la realidad como piensan algunos; al contrario, su objetivo es permitirnos ver la realidad como es, desmascarando las causas profundas de nuestro sufrimiento y despejando nuestra confusión mental. Consiste básicamente en regresar una y otra vez, a la experiencia más inmediata de la realidad del momento presente, de manera amable y sin juicio.

 

Voy intentar explicarle un poco el «link»  del mindfulness con la odontología de una forma sencilla aunque sea muy difícil de conceptuar , pues es algo que se debe “experimentar»

Estamos aqui, en MBA dental, en una web que se basa en gestión de empresas, sea de la empresa como clínica, hospital, y /o incluso familiar, pero si nos miramos hacia adentro de nosotros mismos, cada uno individualmente somos una «micro empresa”; nuestro cuerpo, nuestras emociones, nuestros sentidos, sensaciones, por eso y mucho mas,  deberíamos tratarnos con una “macro” importancia . Básicamente el concepto mindfulness, o por decirle “ a estrategia  mindfulness» es una alternativa complementaria de gestionar esta empresa única que eres tu mismo.

Es decir, como coger el primero asiento,en la primera fila de tu propia vida, antes de asistir a otras películas.

El Mindfulness nos invita a aprender sobre las emociones, a gestionarlas, a diferenciar “el responder” del “reaccionar”, a entrenar los sentidos y abrir la mente a las distintas perspectivas.

Es un gimnasio mental. Necesita su cierto compromiso y disciplina, así como ir al gimnasio para ser un cuerpo sano. No es solo “querer” estar tranquilo y sin stress sino “practicar “el quererse ,dándose a uno mismo la atención plena que se  merece.

Hoy en día en el mundo empresarial en general, se habla mucho de la gestión inteligente, de los cambios de estrategias de la era digital, de la necesidad de modelos mas lentos, mas pensantes, no solo ejecutores, y en darle mas valor a la comunicación, que sea mas fluida pues lleva a mejorar la coneccion entre profesional , equipo y pacientes, como por ejemplo al presentar un plan de tratamiento entre otras muchas situaciones que se presentan en la pratica diaria.

 

Los ensayos clínicos han demostrado que pacientes con múltiples episodios de depresión pueden reducir la tasa de recurrencia en un 40-50 % en comparación con las técnicas habituales.

Ademas de significativa mejorías en condiciones como; stress, ansiedad, dolores de cabeza, alteraciones alimentarias, fatiga crónicas, presión arterial , diabetes, falta de atención, adiciones entre  muchas otras.

Algunos de estas condiciones pueden o no vincularse a la realidad de la clínica…pero concretamente, la meditación mindful, al actuar en el cortex frontal ,  nos hace ser mas compasivos, y creer mas en nuestra intuición lo que aumenta la calidad y bien estar , lo que lleva de una forma indirecta al suceso personal y profesional.

Usualmente la mente del odontólogo se escapa a pensar en muchos de los problemas que acechan a la profesión dental: crisis, competencia, inspecciones, multas, pacientes problemáticos, empleados problemáticos, tratamientos complicados, etc. Todos estos pensamientos producen estrés y

posiblemente otros problemas añadidos como sueño, adicciones, problemas musculares, etc. Estos aspectos centran su atención sin dejarles ver otros muchos aspectos positivos que también están presentes en nuestra realidad diaria.

Todos estos problemas no van a desaparecer, pero uno puede aprender a relacionarse con ellos de otra forma para que no sean su centro de atención.

 

La practica del mindfulness nos lleva a ser mejores seres humanos, antes de vestirnos la bata y sentarnos en la silla … porque a partir de ahi, la experiencia personal se extiende a su entorno, contagiando a tu equipo y pacientes.