Ante la crisis originada por la pandemia del #COVID19, la respuesta de tu clínica dental debe ser rápida y anticiparse a los escenarios que nos vamos a encontrar en el regreso, diseñando medidas para minimizar su impacto y reforzar nuestro modelo de gestión.

El cese de actividad, total o parcial, de nuestra clínica va a modificar la normalidad de las operaciones económicas y financieras de los próximos meses.

La liquidez de tu clínica dental es un indicador necesario para hacer frente a las obligaciones, por tanto un aspecto esencial para asegurar su viabilidad a corto y largo plazo.

Gestionar de forma eficiente nuestra clínica dental, siempre ha sido importante, ya que los recursos de los que disponemos para afrontar nuestra actividad son limitados (recursos humanos, materiales, tiempo) .

Para optimizar nuestros resultados y rentabilizar nuestra practica clínica diaria, debemos tomar decisiones basadas en un modelo de gestión estructurado y basarnos en un método evidenciado, al igual que lo hacemos en la planificación diagnóstica y terapéutica.

Con esta crisis, se acentúa aun más la necesidad de llevar a cabo una gestión efectiva, y sin duda, será un entorno en el que las clínicas dentales que presenten un modelo sólido se posicionarán en una situación de ventaja competitiva, frente a sus competidores.

En este momento, los odontólogos debemos ser además, buenos gestores, asignatura pendiente para la mayoría de los profesionales.